top of page
  • Foto del escritorChristian Jiménez Kanahuaty

El Sol que nos habita

Actualizado: 25 jul 2023

por Christian Jiménez Kanahuaty I RESEÑA I BOLIVIA

 

El autor nos presenta una reseña del libro-objeto "El Sol" de la autora Fiorenza Meruvia. El texto destaca las propiedades literarias de la poesía contenida en el trabajo, así como su cautivador diseño.

Se suele decir que nacemos al lenguaje, y que éste nos precede. Que nuestro tránsito por la vida no es sino la construcción del sentido que le daremos al lenguaje que ocupamos mientras estamos vivos. Lo que hagamos con él tiene una doble labor: la de construir nuestro mundo interior y particular y la posibilidad de establecer puentes de comunicación que sean lo suficientemente significativos como para durar en el tiempo.


Así, el lenguaje se transforma. Y no hay manera en que nos alejemos del porqué todo nos lo remite. La música, la filosofía, el amor, los paisajes, el arte: todo se funda en nuestra relación con las palabras, pero ¿qué pasaría si al lenguaje que conocemos le damos un giro? ¿Si nuestro lenguaje pudiera ensamblarse con el de las demás personas? ¿Si nuestras palabras sólo pudieran adquirir sentido y profundidad cuando se unen a las de los otros? Bueno, estas preguntas se resuelven en Sol. El libro objeto que este año presentó Fiorenza Meruvia y que tiene algunas señas particulares que bien valen la pena ser exploradas.


En principio el libro está construido sobre la base de un circulo que permite la lectura en el sentido de las agujas de un reloj y que demuestra el movimiento y la vitalidad de la vida en cada estadio de su existencia.


Así, el libro que es un circulo reproduce la intensidad del sol en su intensidad y en el carácter reflexivo de las palabras que contienen las imágenes. Imagen y palabra son el lenguaje que la artista encuentra para consolidar y compartir su particular visión de mundo, porque Meruvia entiende que el acto de creación es un acto comunitario y de entrega. Y que al crear estamos respondiendo a la esencia más profunda y verdadera de lo que somos como humanos. Venimos para crear e indicar el camino al alumbrarlo con las palabras y las experiencias que cada uno de nosotros porta.

Fotografía: Eloísa Paz Prada [Instagram]

Por ello, Sol es también una invitación –o casi una invocación–, para que el lector-espectador se adentre en sí y pueda verse a la luz de los ojos del otro. Este acto transpersonal es parte de la impronta de Sol. Sol es un libro que posee versos con una economía verbal sobrecogedora, porque no pierde ni fuerza ni valor ni contundencia, pero, al mismo tiempo, indica un camino sobre lo que se puede hacer con la poesía cuando se la trata con delicadeza. Y es por ello que en cada página el trazo de la palabra está acompañado por el trazo de la imagen.


A veces las imágenes –aunque mejor sería llamarlos, dibujos–, se complementan a los versos, en otros van en dirección contraria y en las más de las oportunidades, lo que existe es más bien ecos derivativos de unos sobre los otros, como si entre palabra y dibujo existiera una comunicación danzarina que abre los sentidos hacia otro espacio y lugar en el lector-espectador. El libro es una invitación para que, desde un conocimiento gnóstico y ancestral, el ser humano pueda entender su origen y por qué las palabras y el lenguaje le son tan importantes.


Pero también, la artista nos demuestra que poesía e imagen, versos y dibujos, ritmo y quietud, espiritualidad y lo mundano pueden convivir en un mismo tiempo y lugar porque de las polaridades es que estamos hechos y de las contradicciones se alimenta el verdadero conocimiento. Y no es una celebración de la duda como principio metodológico o una afirmación del relativismo como principio rector de la vida; al contrario, la búsqueda que se haya imbricada en cada página de Sol tiene que ver con un propósito. Es que haya un momento de revelación en el que nos demos cuenta de al menos tres cosas.


La primera de ellas, que estamos conectados entre todos de distintos modos y que estamos para encontrarnos y conjugar el verbo y la imagen, para conocer más sobre nuestro presente, para así, poder transformarlo.


La segunda tiene que ver con la información celeste que porta el libro porque es un conocimiento que bebe y se nutre de muchas tradiciones espirituales, religiosas, gnósticas y filosóficas que profundizaron sobre el yo, sobre la vida, sobre lo eterno y la muerte y el amor y sus dilatadas formas y sobre el motivo de nuestra vida y el sentido que le deseamos dar. Y no se trata de un aterrizaje en una doctrina new age, edulcorada bajo el signo de la era de Acuario, ni se trata de un manual de autoayuda ni una forma abreviada de una terapia con plantas ancestrales y medicinales. Sol es una puerta. Permite que quien ingrese en él pueda habitar un espacio propio y natural que debe ser nombrado por cada uno según sus propias reglas y en total libertad. Sol es un deseo para que todo ese conocimiento fluya y se encuentre con cada persona según sus propias necesidades. Sol es un acto de entrega porque otorga conocimiento a quien visita el libro sin esperar nada a cambio.



Fotografía: Eloísa Paz Prada [Instagram]

Y la tercera cuestión que nos plantea este libro tiene que ver con que el libro es una muestra de las búsquedas por las que en este presente atraviesa el arte. El arte por el arte parece ya no ser suficiente. Sobre todo, cuando venimos de una pandemia y ella nos transformó. Ahora el arte es liberador y también revelador. El arte como vanguardia es uno de los idearios que subyace a Sol. Pero no la vanguardia como libertad para la experimentación, formal, sino la vanguardia como acto político. Y como tal, público. Es una obra de arte abierta al público porque fue pensada para explorar emociones que nos atraviesan a todos. Pero que no todos saben nombrar o definir en su momento. Sol en ese sentido, te da las claves y te posibilita el camino.


Abriendo camino, por su huella es más fácil transitar. Postula la oportunidad de conocerse mejor, para conocer mejor a los demás. Y sobre lo humano también arroja un franco proceso de desconocimiento que tiene el objetivo de romper con los sentidos comunes y los prejuicios y lo establecido, para en su lugar fijar nuevas ideas y motivos sobre lo que somos, fuimos y seremos. Pero sin olvidar que, en horas bajas, lo que nos sostiene es el arte, como diálogo con la tradición y con el futuro.


Por eso Sol es una obra vital. No se agota en el sentido del pasado, sino que es una obra abierta e invita a que cada artista tome un gajo de esos rayos para continuar la obra y que así la obra de forma material se prolongue en el tiempo y por los espacios. Así, se define para la artista la vanguardia y así se siente el arte cuando su poder es curativo, liberador y sanador. No es un arte que se mira al ombligo y por ello es liberador. Es sanador porque reconoce la fisura, el daño, la herida y, desde ella, crea, se cura, se sostiene. Y curativo porque al verlo se respira mejor, se entra en pausa y se baja la intensidad a la vida y se reorganizan las prioridades.


Sol es un libro que bien puede servir para poetas y bien para personas que hacen meditación o para aquellos que hacen curaciones con medicina tradicional. Sol, en ese sentido, se parece a un ritual. Es un acto colectivo en el que cada uno de los involucrados obtendrá de él lo que necesita. Y sabrá recibir y entender la información en el momento justo. El libro está abierto, porque abierta está la vida.


Y quizá por ello, sólo reste decir que ingresar a Sol es un acto de fe que se percibe cambiándote por dentro a medida que pasan los días y la información y las emociones se van acomodando y ajustando. Pero de lo que sí se debe estar seguro es que nadie queda impasible frente a Sol, porque, en buena medida, es el mismo sol que nos habita desde siempre. Sólo lo estamos reconociendo.

 

SOBRE EL AUTOR

Christian Jiménez Kanahuaty (Bolivia) ha publicado dos novelas, "Invierno" (2010) y "Te odio" (2011), con la Editorial Correveidile. La novela "Familiar" (2019) fue publicada por Editorial 3600. Su más reciente obra se titula "Paisajes" (Ediciones E1, 2020). Ha contribuido con su poesía a varias antologías como "Cambio Climático, panorama de la joven poesía boliviana" (Fundación Patiño-Bolivia); Tea Party I (Cinosargo editores-Chile), Traductores del silencio (Sanatorio editores-Perú) y Sucia Resistencia (Ed. Groenlandia, España).


Cuentos suyos aparecieron en antologías como "La nueva generación" (Ed. Correveidile-Bolivia, 2012) y "de Imposibilidades posibles" (Editorial Kipus-Bolivia, 2013). "Nuevos Gritos Demenciales, antología del cuento de terror" (Editorial 3600, La Paz, 2011), "Una espuma de música que flota. Antología de cuento Bolivia-Ecuador" (Editorial Jaguar, 2015) y en la revista Intravenosa de Argentina.


Dentro de su obra de no ficción destacan el libro "Ensayos de memoria" (Autodeterminación, 2014), "Bolivia. El campo académico, cultural y artístico 2003-2016" (Autodeterminación, 2017), "Movilización indígena por el poder" (Autodeterminación, 2012), La maquinaria andante (Abya-Yala, 2015) y Distorsiones del colonialismo (Autodeterminación, 2018). Sus últimos trabajos publicados son el ensayo titulado "Roberto Bolaño, una apropiación" (2020).

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page