• Christian Jiménez Kanahuaty

El Cervantes de Jordi Gracia

por Christian Jiménez Kanahuaty I ENSAYO I BOLIVIA

 

El autor nos presenta una reseña del libro "Miguel de Cervantes: La conquista de la ironía" del escritor Jordi Gracia. El texto señala que en esta obra no sólo encontraremos una biografía del autor del Quijote, sino una radiografía cultural de la época para entender la historia de la literatura.

Las biografías siempre resultan peculiares por construir un personaje que responda a la imagen que el público que creó de él. Trata de ser una crónica o un perfil profundo de una instancia vital en la historia de la humanidad; pero hay otro tipo de biografías que resaltan en sus esfuerzos no por que logran construir aquel personaje, sino porque al hacerlo reconstruyen una época y un sistema cultural determinado.


Cervantes o la conquista de la ironía de Jordi Gracia publicado por Taurus es de esas piezas que tratan de manera amena y llena de preguntas una serie de momentos y pasajes de suma importancia para la vida de Cervantes. Nos ayuda a entender su formación adolescente, sus viajes y la relación con los mecenas, personajes de la nobleza española y el movimiento vital que lo llevó a la batalla de Lepanto, a las cuevas de Argel, a la cárcel y luego a ser el protagonista de un momento más que importante en el surgimiento de la literatura en español, para luego, hacia el final de su vida, construir una serie de artefactos narrativos que hasta el día de hoy son los juguetes con los cuales se arma y desarma la literatura y la novela del presente y del futuro.


Gracia establece como criterio el descubrimiento que Cervantes hace de la ironía. Pero ironía en un modo muy preciso, como aquello que es bueno y malo, dulce y salado, terrible y amigable, todo al mismo tiempo, dándonos así la imagen y la personalidad de una serie de personajes que están locos, pero que al mismo tiempo gozan de una gran sabiduría; que están en su tiempo y al mismo tiempo viven en el pasado. Es este descubrimiento el que se alza en todo El Quijote, en las Novelas ejemplares, en El viaje del Parnaso y en todo lo que Cervantes va escribir en esos últimos diez años de su vida. Acumulando todo bajo un orden sin precedentes porque lo que él hace no es ajustar cuentas con su tiempo. No les reprocha nada. Simplemente se entrega al oficio de la escritura porque conoce lo que quiere escribir a medida que lo escribe y entiende de esa manera, el sentido de sus historias y que a pesar de las dudas que le provocan no puede renunciar a ellas porque siente que sólo trabajando desde esa vena que encontró puede decir algo que no se parezca a nada de lo que existe en ese momento en la cultura y en las letras españolas.


Cervantes se constituye en una figura esencial del sistema literario y su concepción de la literatura, aunque él no haya estado muy consciente de ese fenómeno, es la que va cambiar la historia de la literatura en Francia, Inglaterra y luego en España. Estas percepciones las reconoce hacia el final de sus días, tras la publicación de sus últimos libros. Lo que queda es la verdad de su escritura y el esfuerzo descomunal de dar al mundo El Quijote cuando ya nadie daba un centavo por él. Pero lejos de eso, Cervantes se entrega a su oficio como tabla de salvación. Sabe que en la escritura y en las historias que tiene para contar hay una verdad irrefutable que es la de su tiempo, la de su vida y la de la percepción del mundo que va cambiando y a la que él asiste.


Gracia nos ayuda a ver cómo se establecen las alianzas en el campo literario, cómo Lope de Vega se convierte en el referente absoluto para el teatro, mientras que Quevedo establece un orden de escritores menores su alrededor para protegerse y de paso, proteger al mismo Lope y así seguir escribiendo bajo el amparo del más grande. O del que piensa él que es el más grande.


Lope de Vega genera antipatías con el humor altanero y socarrón de Cervantes y eso también establece el modo en que El Quijote se recibe dentro de las esferas cultas y cómo él mismo se burlará de Cervantes y será uno de los artífices ocultos del Quijote apócrifo. Pero de esa historia Gracia habla muy poco, porque quizá todo lo que se puede decir son sólo conjeturas y no haya nada cierto.


Hay también algo que enseña sobre la escritura de una biografía este libro. Quiere decir que toda biografía, aunque esté muy sostenida sobre un conocimiento erudito del mundo y del personaje que se quiere retratar y describir, para entenderla en su complejidad de movimiento y de gestación de una obra descomunal requiere imaginación. Es la presencia de la imaginación la que nos ayuda a imaginar a Cervantes escribiendo con una sola mano, es la imaginación la que nos ayuda a entender la pobreza de la casa cervantina y el ninguneo que recibe de los escritores y lo que siente por dentro y las ansias juveniles del reconocimiento que se convierten en la inquietud por hacer algo nuevo. Pero sin reproche, sin rencor, y sólo ajustando cuentas de forma justa y misteriosa con los personajes de su tiempo que llenaron de piedras su camino.


Lo hace con justeza y valor y con ironía, sin desmereces, sólo haciendo alusiones, guiños, juegos, en los que marca distancia y afinidades, y establece y reconoce la grandeza, pero también piensa en sí mismo y en su propio valor y mueve todo el sistema de su propia escritura para pensarse a sí mismo y verse, en un juego de dobles y opuestos, lo que hace y lo que significa el redoblar la apuesta de su presencia y de su voz como aquello que no existe y que él inventa. Ser un novelista, hace la novela y cuando la hace pone los cimientos para el artefacto y que éste pueda pensarse a sí mismo rompiendo toda lógica; por eso cae tan mal en su tiempo porque no es entendido.


Parece que fuese un libro mal hecho, lleno de remiendos, deforme y complicado. Pero gusta, se lee en público, se traduce rápidamente al portugués, al francés, al inglés. Se hacen varias ediciones y se pasa de mano en mano. Y, así y todo, para los académicos, el libro es un mamarracho. Algo que no tiene ni pies ni cabeza.


De todo esto nos cuenta Gracia y sobre todo esto nos hace dar cuenta. Así que es un libro muy importante para entender el sentido de Cervantes y la figura de El Quijote en nuestra historia y cómo su gestación reconstruye toda la historia de la literatura hasta ese momento, prefigura lo que vendrá y anticipa incluso el juego posmoderno de la novela anglosajona.

 

SOBRE EL AUTOR

Christian Jiménez Kanahuaty (Bolivia) ha publicado dos novelas, "Invierno" (2010) y "Te odio" (2011), con la Editorial Correveidile. La novela "Familiar" (2019) fue publicada por Editorial 3600. Su más reciente obra se titula "Paisajes" (Ediciones E1, 2020). Ha contribuido con su poesía a varias antologías como "Cambio Climático, panorama de la joven poesía boliviana" (Fundación Patiño-Bolivia); Tea Party I (Cinosargo editores-Chile), Traductores del silencio (Sanatorio editores-Perú) y Sucia Resistencia (Ed. Groenlandia, España).


Cuentos suyos aparecieron en antologías como "La nueva generación" (Ed. Correveidile-Bolivia, 2012) y "de Imposibilidades posibles" (Editorial Kipus-Bolivia, 2013). "Nuevos Gritos Demenciales, antología del cuento de terror" (Editorial 3600, La Paz, 2011), "Una espuma de música que flota. Antología de cuento Bolivia-Ecuador" (Editorial Jaguar, 2015) y en la revista Intravenosa de Argentina.


Dentro de su obra de no ficción destacan el libro "Ensayos de memoria" (Autodeterminación, 2014), "Bolivia. El campo académico, cultural y artístico 2003-2016" (Autodeterminación, 2017), "Movilización indígena por el poder" (Autodeterminación, 2012), La maquinaria andante (Abya-Yala, 2015) y Distorsiones del colonialismo (Autodeterminación, 2018). Sus últimos trabajos publicados son el ensayo titulado "Roberto Bolaño, una apropiación" (2020).

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo