top of page
  • Foto del escritorPablo Fuentealba Peñailillo

Cinco poemas de Pablo Fuentealba

Pablo Esteban Fuentealba Peñailillo I POESÍA I CHILE

 

El poeta chileno nos comparte cinco poemas que son un grito de desesperanza, un viaje al centro de nuestros propios temores.

I

UNA ESQUIZOFRÉNICA CRIATURA


Ni el más terrible

de los demonios del infierno

se puede comparar

a la malvada y esquizofrénica criatura

que habita en mi interior;


una que se alimenta

de mis miedos e inseguridades

para abrirse paso hacia el exterior

y gritar, a todo pulmón,

en contra de lo que más amo.


II

EL LASTIMERO AZAR


Desde que recuerdo

que he ido por la vida destrozando

todo aquello que toco

con mis sucias e impías manos;


esa es la maldición

que me ha sido dada,

a modo de castigo,

por el lastimero azar.


Y no por la voluntad sagrada

de algún colérico demonio

como muchos imbéciles,

tan vilmente, han de afirmar.


III

LA HORRENDA MELODÍA DEL SOLITARIO


Hice de todo para defenderme

de las terribles visiones

que atormentaban mis horas,

y aun así mis intentos no fueron suficientes.


¡Nunca lo son, cuando se está indefenso

ante la inmensidad de la noche!,

la cual suele traer consigo

la horrenda melodía del solitario;


la misma que, lentamente,

termina por destrozar los oídos

de cualquier pobre desgraciado

que titubee ante la muerte.


IV

ENFERMOS TERMINALES


Una mañana en la que vi muerta mi libertad

me deshice de mis ropas y posesiones

para salir al exterior y gritar, a todo pulmón,

en contra de mi creador,

pero no obtuve respuesta.


Desde entonces que para mí los dioses

no son más que una mala caricatura

de una sociedad de enfermos terminales,

que en vez de buscar respuestas

solo se conforman con algo menos de dolor.


Pero no los juzgo:

“¿Cómo podría hacerlo?”,

si el solo hecho de no poder vivir

como otros lo hacen

duele y desgarra profundamente.


V

ENGAÑOSOS ÍDOLOS


Para las inequívocas voces

que, con la levedad de su métrica,

corroen al mundo;

duerme en un letargo de solsticios,

abrazados a tiernos metales,

todo lo que para ellos es diferente.


¡Y si las palabras han perdido su valor!

¿Qué hay de las acciones?,

¡éstas al menos demuestran algo!

¡Un cierto interés, voluntad o al menos deseo!

¡No, señores, no nos engañemos!

¡Éstas en realidad no significan nada!


¡Ya nada es digno de nuestro aprecio!

¡Pues todo carece de convencionalidad!

¡Ya no hay muecas valorables;

ni saltos, ni volteretas, ni quiebres,

ni mucho menos desplazamientos

hacia territorios vírgenes!


Y los recuerdos que aún se conservan

están basados en malogrados retratos,

que fueron hechos por engañosos ídolos

que solo buscaban

llenarse los bolsillos con dinero

mediante la ignorancia de los paladares.

 

SOBRE EL AUTOR

Pablo Esteban Fuentealba Peñailillo (18 de julio de 1992, Constitución. Chile) nació en el borde costero de la zona central del país; en el seno de una familia ligada a la educación. Licenciado en Ingeniería en Construcción y diplomado en gestión de proyectos de ingeniería. Se ha desempeñado, durante siete años, como asesor de proyectos de ingeniería para el Ministerio de Educación de Chile. Ganador regional del concurso Nacional: “Historias de nuestra tierra FUCOA 2021”. Ha publicado diversos poemas en la revista literaria: Litefilos (Colombia); Antología del perdón y Antología de la libertad y en la revista literaria Mal de ojo (Chile).

84 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi barco

コメント


bottom of page