• Jaime Chuchuca Serrano

El abismo de los Cuchis


JAIME CHUCHUCA SERRANO

 

Su niño nació entre las orquídeas de débil talle, con el sonido de la sangre regado por las calles. Viendo su cuello delgadito de algodón por romperse, lo bañó con agua de rocío y oscuridad de la noche. Su amor se exaltó ante los ojos intimidantes de Cancerbero.

Subió, cargada al niño, la fría y cortante roca, con el cordón umbilical rebotando como badajo en su cuerpo desnudo de campana.

Su niño descalzo, callejeando, encontraba mendrugos de pan y ella desnuda, cazando, carne cruda para asarla a la caída del sol,

en la cueva de las cochinillas y escarabajos.

Abajo, en el pueblo, los hombres hablaban de la mujer de senos blancos.

Te calculaban no más de diecisiete años, “Potra blanca”, decían, “rica”.

Un día, cuando su niño orinaba sobre la chilca,

tres hombres, uno de ellos hermano de sangre,

la envolvieron con una sábana blanca y la violaron, uno tras otro, como bestias,

hasta el crepúsculo sombrío, sobre la hierba funérea y los insectos aplastados.

La abandonaron a las garras de la intemperie.

Se levantó sin poder abrir los párpados, viendo estrellas molidas, saboreando su sangre y sus dientes rotos. Su carne golpeada, ensangrentada, dolida,

sentía el correr helado del viento.

Un cuerpito delgaducho, casi calavera,

yacía frío sobre la leña, sin ojos, con una piedra en la mano en señal de haber luchado por su madre.

Se arrojó con su niño en brazos al Abismo de los Cuchis

y mató el hambre, el dolor y la angustia. Los gusanos de la tierra velaron las ruinas de sus huesos.

Ante el vuelo de la lechuza de Chusig, la gente miró como la lluvia que caía se ahorcó de dolor;

y llovieron gritos de garganta partida de las soporíferas nébulas. Las niñas panzonas de maternidad se vistieron de vidrio y colgaron a sus niños de las manos de las cruces. Las sirvientas, las indias, las mulatas, se cansaron de tanto llorar y caminaron temblorosas tejiendo pochos y cobijas con las primeras gotas de luz.

 

SOBRE EL AUTOR

Jaime Vicente Chuchuca Serrano (Ecuador, 1983) es escritor, abogado, filósofo, sociólogo y activista. Ha compartido sus años entre la academia y el activismo político de izquierda con organizaciones de jóvenes, trabajadores, docentes, mujeres, campesinos, indígenas y afroecuatorianos.


Es autor de los libros El trabajo, páginas más allá de Marx (2019), Levantamientos y revolución (2020), y Capítalismo pandémico la fracuta del metabolismo universal (2021).


Sonrisas de viento (2021), de donde se toma el presente texto, es su primer libro de poesía.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Panorama